“La muerte también tiene disfraces”. Sobre “La luz desnuda” de Manuel Iris, por Ricardo Montiel

La antología poética "LA LUZ DESNUDA" del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

La antología poética “LA LUZ DESNUDA” del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

1

Semanas antes de que La luz desnuda -primera antología personal del poeta mexicano Manuel Iris- cayera en mis manos, había estado peregrinando junto a miles de calaveras por la Avenida Juárez en dirección a Plaza de la Constitución, esa enorme explanada en el centro de Ciudad de México también conocida como El Zócalo. Se celebraba el Día de Muertos. Ya era noviembre y nuestros huesos se iluminaban con la luna de Comala.

Durante esos últimos días de mi viaje por México, fui leyendo por fragmentos un libro que saqué de una biblioteca infinita de Donceles, la calle de las librerías “de viejo”, donde hay tantos ejemplares usados como habitantes en todo D.F. Se trata de Corriente Alterna (siglo XXI editores), una antología de textos de Octavio Paz (OP) publicados en revistas hispanoamericanas y europeas entre finales de los cincuenta y finales de los sesenta. El libro consta de tres partes. La primera está dedicada a la literatura y el arte. El texto de apertura, indaga sobre un enigma tan viejo como recurrente: ¿Qué nombra la poesía?

“El poema no tiene objeto o referencia exterior; la referencia de una palabra es otra palabra. Así, el problema de la significación de la poesía se esclarece apenas se repara en que el sentido no está fuera sino dentro del poema.”

Ya de vuelta en Buenos Aires, y con las dos antologías (Corriente Alterna y La luz desnuda) leídas, recordé que Ciudad de México fue la invitada especial en la Feria Internacional del Libro de BA el año pasado y que, en ocasión del centenario del nacimiento de OP, se celebró una sesión de homenaje, donde, además de otros temas, se debatió sobre las fuertes controversias que a menudo suscitaba el intelectual mexicano, algo que el poeta argentino Santiago Sylvester supo argumentar diciendo que, para algunos, Paz, así como Borges, representaba una incomodidad debido al hecho de que había que transgredirlo.

En Cuaderno de los sueños (2009), el primero de los libros recopilados en La luz desnuda, Manuel Iris parece adentrarse en el desafío.

2

En Cuaderno de los sueños, el objeto o referencia exterior aparece: es Inés, la musa real que interpela al poeta, mientras éste lucha por transfigurarla, página tras página, en una entidad literaria, en Mía, en la que “ocupa el ámbito del verso”. Pero Inés, segunda voz intermitente que se cuela en los intersticios del poema, no sólo cuestiona la operación que se ha propuesto el autor, sino que lo acusa de fetichista, incluso le discute el propósito de su nombre en la dedicatoria: “Hoy discutimos la dedicatoria. Dice que es obvia dada la composición que (parece) va a tener el libro, aunque hay que ver cómo acaba. No la tomo en serio. Una dedicatoria se escribe con menos escrúpulos que un poema, con menos estructura o sin estructura por completo.”

Cuaderno de los sueños es un ejercicio que consiste en hacer que el sentido que está afuera (Inés), entre nuevamente en el poema (Mía) y vuelva a esclarecer el problema de la significación. ¿Qué nombra, entonces, la poesía de este libro? La unidad escindida en dos naturalezas en conflicto. Inés, la musa real, la mujer cuya “carne, aunque palabra/pide carne”, lo testifica: “No paras de mentir, malabarear/esa retórica fundada en nuestras dos naturalezas/y alejarme, quitarme voluntad”.

Pero Inés, que “duerme con un seno fuera de la sábana”, descubre que tanto ella como el poeta que la nombra, son un sueño englobado por un sueño mayor, y esto, aunque no unifica las dos naturalezas, vuelve a poner las referencias, las palabras y el sentido a circular dentro del poema: “Inés está muy seria, silenciosa. Se ha dado cuenta de que estamos en un libro que es un sueño que otro ser soñado lee haciendo todo aparentemente más real, por las hojas impresas”. El sueño mayor es de Mía. Mía es palpito, Mía es el libro. Cuaderno de los sueños son voces procesando el murmullo que antecede lo indecible: “Voy a tomar tu aliento,/a construirme./Te voy a hacer/feliz y atormentado/en este libro que no acabas de escribir/porque al final, Manuel, eres mi sueño/y vas a hablar  de mí, de la floresta/del verano en mis pezones/porque me vas a declarar tu amor./Voy a soñar mi libro.

3

En la breve colección Nueva Nieve (2009-2015) -trabajo que fue apareciendo poco a poco en diversos medios mexicanos y otros sitios- lo indecible se ha transfigurado en blancura, agua detenida, paisaje gélido e inabarcable, de una belleza que “absorbe y consume” y que es difícil de doblegar porque al poeta le faltan las herramientas para “comprender el árbol de cristal”, ese elemento que, como el “sauce de cristal” con que empieza y culmina el Piedra de Sol de OP, simboliza la unidad como transparencia, un árbol que “se va tornando cada vez más árbol” pero que, como la rosa, deslumbra en la medida en que palidece: “¿Pero qué rosa es ésta inmarcesible/naciendo en el momento de su desaparición?”. Para el poeta, en ese instante de disipación radica la belleza.

4

Overnight Medley (2014) –escrito en coautoría con el poeta brasileño Floriano Martins- y Los disfraces del fuego (2015), cierran la antología. La decisión de presentarlos juntos no es casual: ambos libros se alimentan de la música.

En Overnight Medley, el poema avanza como una pieza musical acompañada por “el arquitecto” Thelonious Monk. Se trata de una especie de pentagrama donde las palabras sustituyen las corcheas. El poeta, que en Nueva Nieve carecía de herramientas para “comprender el árbol de cristal”, ahora tiene una y es el jazz, la improvisación, el ritmo que, como decía Cortázar, permite todas las imaginaciones. La melodía sirve de puente de unión entre lo visto y su reflejo, entre la imagen y “la variación del vidrio boquiabierto junto a ti”: “Caigo en cuenta/de que el puente es una forma de la eternidad/que el Arquitecto escribe los reflejos de tu rostro/cuando entras por la puerta”.

En Los disfraces del fuego, el recurso musical es aun más enfático. En la primera parte titulada Tintinnabuli (término que alude a un estilo de composición creado por Arvo Pärt) el poeta convierte una cita del músico estonio en una advertencia para el lector: “La presente selección debe leerse escuchando”. Pero la consigna se vuelve paradójica desde el momento en que el poeta desafía al silencio indestructible: “Quiero jugar a herirte, mi silencio. (…) y caen tus pedazos solamente en ti,/y los recojo y te miro/entero como siempre,/sin que te falte nada.”. Silencio que no es “luz sino la transparencia”, silencio que sale del poeta o viceversa: “¿Quién saldrá de quién?”, silencio que es la desnudez, pero “La desnudez también es un disfraz.” “La realidad”, remata el poeta, “es un disfraz del todo.”. Y es, la muerte, la que nos regresa la identidad velada, la que nos devuelve al origen sincero: “Desnudadora/nos quitas los disfraces.”. Pero la muerte también tiene disfraces, son “arcos de luz,/de iglesia y cementerio.”, y la obsesión del poeta está colmada de ella: “Llena de muerte toda la belleza.”.

5

Aquella noche de noviembre, al llegar a El Zócalo de Ciudad de México, comprendí su impredecible versatilidad. Donde antes había dos grandes pabellones itinerantes, ahora se extendía un cementerio rectangular donde las calaveras celebraban de pie. A un costado, la imponente Catedral Metropolitana, construida por los conquistadores españoles, era también un disfraz: en sus cimientos, bajo tierra, yacen ocultas las ruinas de un Templo Mayor Azteca. La violencia de los tiempos superpuestos de la historia, donde nada puede darse por terminado, porque, como semanas después leería en La luz desnuda de Manuel Iris: “la muerte está mirando, mirando y avanzando,/pájaro de aire.”


Ricardo Montiel (Maracaibo, Venezuela. 1982) Poeta y escritor. Reside en Buenos Aires, Argentina, donde ha realizado cursos y talleres literarios. Es licenciado en Arquitectura por la Universidad del Zulia. Trabajó en el libro Eugene Plumacher, Memorias: Consul de USA en Maracaibo entre 1878 – 1910 (Ciudad Solar Editories y Acervo Histórico del Estado Zulia, 2003). Colaboró para medios impresos y digitales de Costa Rica, Venezuela y Argentina. Ciudad blanca sobre fondo blanco es su primer libro. Mantiene activamente su blog:http://www.paisessinnombre.blogspot.com


Manuel Iris (Yucatán, México. 1983) Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía "Mérida" (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia). Poemas suyos han sido incluidos en varias antologías, destacando Postal de Oleaje, poetas mexicanos y colombianos nacidos en los 80, publicada al mismo tiempo en México y Colombia, y la también binacional Espejo de doble filo: antología de poesía sobre la violencia México-Colombia. Ha dado conferencias, charlas y lecturas de poesía en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores y en universidades de México y Estados Unidos. Ha sido becario de la fundación Charles Phelps Taft de la Universidad de Cincinnati en 2012, y del PECDA del estado de Campeche, en la categoría jóvenes creadores, en el área de poesía, en el 2013. Es miembro del seminario de investigación en poesía mexicana contemporánea de la UNAM. Radica en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos. Blog personal: bufondedios.blogspot.com / Email: manueliris65@gmail.com / Twitter: @manueliris65

Manuel Iris (Yucatán, México. 1983)
Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía “Mérida” (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia). Poemas suyos han sido incluidos en varias antologías, destacando Postal de Oleaje, poetas mexicanos y colombianos nacidos en los 80, publicada al mismo tiempo en México y Colombia, y la también binacional Espejo de doble filo: antología de poesía sobre la violencia México-Colombia. Ha dado conferencias, charlas y lecturas de poesía en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores y en universidades de México y Estados Unidos. Ha sido becario de la fundación Charles Phelps Taft de la Universidad de Cincinnati en 2012, y del PECDA del estado de Campeche, en la categoría jóvenes creadores, en el área de poesía, en el 2013. Es miembro del seminario de investigación en poesía mexicana contemporánea de la UNAM. Radica en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos.
Blog personal: bufondedios.blogspot.com / Email: manueliris65@gmail.com / Twitter: @manueliris65

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s