Manuel Iris: el resplandor tras la belleza o la búsqueda de un nuevo cielo.

La antología poética "LA LUZ DESNUDA" del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

La antología poética “LA LUZ DESNUDA” del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

Cuando le preguntamos por la utilidad de su poesía, nos dijo: “Espero que mi poesía logre eso: volverse compañía y revelación íntima”. El autor mexicano procedente de Mérida en Yucatán y residenciado en Cincinnati, incluye su obra en el catálogo de Ediciones del Movimiento.

Su voz, que ya hemos escuchado en varias ocasiones, nos hace sentir que lo conocemos desde hace muchos años. Su presencia, no corpórea en nuestra lengua, latinoamericana y dialectal-particular, sostiene una poética de entendimientos modernos. Se acerca siempre a la voz más nuestra, de nuestra más suprema actualidad. Sus problemas literarios: son realmente problemas de la filosofía de la literatura, el abordaje de la racionalización de muchas poéticas, la construcción de un pensamiento, sino particular, al menos de un colectivo reservado al culto, pasional y monástico, de la poesía, como totalidad.

En Manuel iris las posibilidades expresivas inauguran lo inaudito, al menos así está muy claro en su primer libro. Cuestión que tendrá para nosotros una consonancia particular, ya que en el libro que presentamos nos encontramos con un autor múltiple: La luz desnuda es su primera antología poética.

En su poesía algo falta, algo que está, sin duda. Es la posibilidad de estar ausente del objeto deseado. La ausencia de la muerte, porque está con vida. O la ausencia de la realidad imaginada y su poética de ensoñación realizable. La celestialidad, en su universo poético, como lo realizable en perfección, nos atormenta a los lectores. El cielo, como particular paraíso, se puede aprehender desde el aprender, desde lo más humano que nos habita (y esto no lo condiciona como un poeta místico, aunque toda poesía en sí, es mística). Si algo podemos entender, de sus posibilidades poética es la maravilla ante el resplandor de la poesía, que nos adentra a lo imagínable de sí mismo.

Aunque no nació en Mérida (México), sí se formó allá, y la considera su tierra. Ha transitado el éxito desde lo académico, y su poesía ha sido galardonada en su país; su excelencia ha sido reconocida dentro y fuera de sus fronteras. El Movimiento Poético de Maracaibo tiene el honor se internacionalizar su poesía, confiando en la trascendía de su verbo. Su prosa versal, muy a la vanguardia de las posibilidades poética de nuestro siglo, y su temalogía, dentro de los inalcanzables universos de la poesía tradicional, se potencia con la posibilidad intelectual de su hacer.

Manuel Iris respondió a nuestro cuestionario para darle a los lectores una visión más amplia de su pensamiento y hacer poético. Les invitamos a la presentación de su libro, el jueves 25 de febrero, en el Teatro Baralt de Maracaibo, a las 4pm, además, queremos que disfruten de su poética: la más moderna producción de la nueva poesía mexicana.

 


  1. ¿Cómo te describirías literariamente hablando?

Obsesivo, reiterativo, lento. Escribo poco y mis temas, que ciertamente han ido variando,  no se alejan mucho de su centros: la belleza y la trascendencia, la muerte y el cuerpo, y los dos puentes que unen, en todas direcciones, lo anterior: el deseo y la escritura.

  1. ¿Crees que tu escritura tiene alguna utilidad?

Por supuesto. Creo que mi escritura o la de cualquiera es útil cuando un lector la hace propia, cuando se reconoce en ella. Muchas veces me he sentido acompañado al leer lo que otros han escrito, y lo agradezco. Espero que mi poesía logre eso: volverse compañía y revelación íntima.

  1. ¿Qué razón te motiva a escribir?

En mi caso, la poesía llega antes que el entendimiento de las cosas de las que hablo. Escribo, pues, para entenderme y entender la realidad. Muchas veces la lectura del poema que recién he terminado me revela las causas de mi tristeza, mi alegría o mi silencio. Igual escribo para comunicarme, doblemente, con el otro y con la trascendencia. Pero no miento si contesto que escribo, como todos, por impulso: no puedo no escribir.

 

  1. ¿Qué sientes al ponerle punto final a una obra?

Alivio y temor.

  1. ¿Qué es lo más difícil de ser un escritor?

Actualmente, creo que lo más difícil de ser escritor es de verdad dedicarte a tu obra y no a tu persona literaria, al status de celebridad que tan rápidamente pueden darte las redes sociales. Guardar silencio e ignorar la bulla de los premios, las becas, los encuentros y otras cosas que, si bien son importantes, no deben confundirse con la literatura. Un autor son  sus palabras y no su ficha de autor. Un poeta es sus poemas, no su lista de premios. Ahora mismo creo que es difícil, en verdad, no pensar que dedicarse a la literatura es una carrera contra los demás, un concurso de popularidad, en vez de una lucha interna en la que conquistar el poema es conquistarse a sí mismo, y cuyo campo de batalla es el silencio.

  1. ¿Cómo descubriste que serías escritor?

Desde muy jovencito tuve siempre una pluma en la mano, una libreta llena de “textos” que no tenían definición genérica. En la preparatoria varios maestros me dijeron que debería escribir e incluso formaron un colectivo (nunca quisimos llamarnos taller) literario en el que participamos varios estudiantes. A partir de ese momento no hubo marcha atrás.

  1. ¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir?

Rutina, no: tengo manías. Necesito silencio, caminar de un lado a otro en una habitación en la que no esté nadie más.  Digo mis poemas en voz alta, una y otra vez mientras los escribo. A veces necesito música al inicio, para encontrar el tono, luego regreso al silencio. Ahora escribo casi siempre directo en la computadora, pero todavía corrijo en papel. Escribo por las mañanas, interrumpiendo alguna cosa del trabajo.

  1. ¿Qué te inspira?

La belleza y su calavera: la presencia de la muerte en todo lo hermoso. La conciencia de que moriré y la poesía no, o no tan pronto. La necesidad de perpetuar lo que amo. La intención de comunicarme, desde este mundo, con lo trascendente.

  1. ¿Cuáles son escritores o libros que más te han influencia para escribir?

Me han marcado más libros que autores. Muerte en Venecia, de Thomas Mann, es un libro fundamental para mí. Las elegías de Duino, de Rilke, y El hipogeo secreto, del mexicano Salvador Elizondo, igualmente me son muy importantes. La gente que me conoce me ha escuchado hablar al menos una vez del poeta cubano Gastón Baquero, al que considero un maestro, y de Borges, que es el escritor que más me ha deslumbrado en la vida. Con todo, cuando me releo puedo ver las huellas de muchos poemas, poetas y escritores que no tenía idea de que me han marcado tanto.  Siempre pasa: uno no sabe realmente lo que lleva dentro y eso, el inconsciente, lleva las riendas de mi escritura.

  1. ¿Con cuál libro te iniciaste en el hábito lector?

Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain, traducido al español.

  1. ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

La pregunta es difícil. He cambiado de libro favorito muchas veces y, sin embargo, soy fundamentalmente un relector. Regreso siempre a varios textos que me siguen atrapando a pesar del tiempo. Hace poco empecé a releer las Memorias de Adriano, de Yourcenar y un libro de poemas de Wislawa Szymborska, pero me gusta regresar a ciertas antologías de poesía, libros de cuentos (el cuento es uno de mis géneros literarios predilectos), varios libros ensayos.

La Metamorfosis es un libro que releo constantemente. Muerte en Venecia siempre me acompaña, igual que Altazor, El hipogeo secreto  o los poemas completos de Borges, a quien considero un enorme poeta (su poema Límites me parece perfecto, monumental) a pesar de que muchos lectores defienden lo contrario. Releer al mexicano Rubén Bonifaz Nuño, o a Alí Chumacero se me ha vuelto una costumbre, desde hace mucho. Siempre regreso a algunos poemas de Sánchez Peláez. Soy un relector obsesivo de poemas sueltos.  En general, tengo libros con los que me comunico en distintos niveles de la inteligencia y el alma. No sé si tengo uno favorito, pero sé que siempre se hace más larga la lista de mis libros indispensables.

  1. ¿Cómo ves el panorama literario en Venezuela hoy día?

Salvo algunos escritores, varios de ellos amigos míos, lo desconozco de modo orgánico. Sé de la difícil situación editorial, del duro oficialismo que ha tomado editoriales importantes y voces visibles, sé de primera mano algunas anécdotas lamentablemente políticas en lo literario, y que existen muchos movimientos literarios de respuesta. Pude ver esas pugnas por mí mismo en Caracas, hace unos años. Pero no es la primera vez que la literatura venezolana sobrelleva una dictadura. Estoy por ello consciente de que la literatura venezolana actual está viva y luchando por ser ella misma. Fuera de estas nociones generales, no puedo dar un veredicto de la actualidad literaria de tu país sin cometer una irresponsabilidad.

  1. ¿Qué libro le recomendarías leer a Dios?

Ninguno siendo Dios. Le recomiendo bajar a vivir aquí, hacerse hombre y entonces leer, como quien lee las tiras cómicas, filosofía o religión.

  1. ¿Qué libro le recomendarías al presidente Nicolás Maduro?

La constitución del país.

  1. ¿Quién es el escritor contemporáneo de Venezuela que recomendarías leer?

Mi trinidad venezolana se compone por Vicente Gerbasi, Juan Sánchez Peláez y Eugenio Montejo.

  1. ¿Qué libro no has podido terminar de leer?

La biblia y muchos otros.

  1. ¿Tienes algún mensaje para los jóvenes que se inician el camino de escritura?

Hay que entrar con actitud de servicio y reverencia al templo de la poesía. Uno puede ser (nunca se debe, por supuesto) arrogante en el mundo, con la gente, pero nunca puede dejar de sentirse un aprendiz a la hora de hacer poemas.

  1. ¿Antes de morir, qué logro en literatura quisieras tener?

Quisiera tener la certeza de que no he escrito en vano.

  1. ¿Has tenido alguna experiencia erótica (excitación) con la lectura? ¿Qué libro?

Varias, como cualquiera. En distintos momentos de la vida con diversos libros que van del Márquez de Sade a Juan García Ponce, pasando por varios otros autores o textos que no tienen siquiera tema erótico. Si no recuerdo mal, alguna vez he visto una mujer desnuda en una biblioteca. Eso cuenta, supongo.

  1. ¿Qué opinión te merece el Movimiento Poético de Maracaibo?

Creo que efectivamente es eso: un movimiento poético, una respuesta necesaria en lo social, en lo cultural y también en lo personal, lo íntimo.  Creo que lo que ustedes demuestran que la poesía es necesaria. Son constructores de puentes en momentos de cerrazón. Los congresos y las ediciones que hacen son formas de resistencia que admiro profundamente.

Manuel Iris (Yucatán, México. 1983) Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía "Mérida" (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia). Poemas suyos han sido incluidos en varias antologías, destacando Postal de Oleaje, poetas mexicanos y colombianos nacidos en los 80, publicada al mismo tiempo en México y Colombia, y la también binacional Espejo de doble filo: antología de poesía sobre la violencia México-Colombia. Ha dado conferencias, charlas y lecturas de poesía en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores y en universidades de México y Estados Unidos. Ha sido becario de la fundación Charles Phelps Taft de la Universidad de Cincinnati en 2012, y del PECDA del estado de Campeche, en la categoría jóvenes creadores, en el área de poesía, en el 2013. Es miembro del seminario de investigación en poesía mexicana contemporánea de la UNAM. Radica en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos. Blog personal: bufondedios.blogspot.com / Email: manueliris65@gmail.com / Twitter: @manueliris65

Manuel Iris (Yucatán, México. 1983)
Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía “Mérida” (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia). Poemas suyos han sido incluidos en varias antologías, destacando Postal de Oleaje, poetas mexicanos y colombianos nacidos en los 80, publicada al mismo tiempo en México y Colombia, y la también binacional Espejo de doble filo: antología de poesía sobre la violencia México-Colombia. Ha dado conferencias, charlas y lecturas de poesía en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores y en universidades de México y Estados Unidos. Ha sido becario de la fundación Charles Phelps Taft de la Universidad de Cincinnati en 2012, y del PECDA del estado de Campeche, en la categoría jóvenes creadores, en el área de poesía, en el 2013. Es miembro del seminario de investigación en poesía mexicana contemporánea de la UNAM. Radica en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos.
Blog personal: bufondedios.blogspot.com / Email: manueliris65@gmail.com / Twitter: @manueliris65

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s