Materia Bruta – Alfredo Chacón – Lectura en Línea

Fosa Comun Portada

Materia Bruta – Alfredo Chacón

Alfredo Chacón. San Fernado de Apure, 1937. Poeta, ensayista y profesor universitario. Es una de las figuras más destacadas de la intelectualidad venezolana de la segunda mitad del siglo XX. Hombre de vivas inquietudes humanísticas, cursó estudios superiores de Sociología, Antropología y Filosofía en la Universidad Central de Venezuela (Caracas), de donde pasó a Europa para realizar sus estudios de postgrado en el Instituto de Etnología de la Universidad de París. Una vez doctorado en territorio francés, regresó a su país natal para emprender una brillante trayectoria docente en su antigua alma mater, donde, además de ejercer como profesor universitario durante muchos años, ocupó cargos tan relevantes como el director de la Escuela de Sociología y Antropología.

adquiere la edición física

adquiere la edición física

Anuncios

Piel de sirena – Florence Hogreul – Lectura en Línea

Portadilla - Piel de sirena

Piel de sirena – Florence Hogreul Fuenmayor

Florence Hogreul Fuenmayor (Paris, Francia. 1966) Poeta. Fue estudiante de letras L.U.Z. Ostenta el diploma internacional de enseñanza de la lengua francesa. Se ha desempeñado como docente de francés de la Alianza Francesa de Maracaibo y otras instituciones. Sus primeras letras las recibió en el ambiente parisimo posterior al Mayo Francés. Ha colaborado con la poeta y cineasta Emérita Fuenmayor en diversas producciones audiovisuales. Sus poemas fueron antologados por el poeta Julio Jiménez en “Donde la boca que te busca. Antología en Femenino” que recoge todas las voces de la poesía zuliana escrita por mujeres hasta la década de los noventa. Participó en el III Festival de Poesía de Maracaibo (2014). Ha publicado el poemario Atlántidas (1992). Piel de sirena es su más reciente poemario.

adquiere la edición física

adquiere la edición física

Pasar – Leandro Calle – Lectura en Línea

Portada - Pasar - copia

Pasar – Leandro Calle

Leandro Calle (Zárate, Argentina. 1969) Poeta y Traductor. Reside en la ciudad argentina de Córdoba. Es licenciado en Letras y en Teología. Como traductor ha traducido al poeta marroquí Abdellatif Laâbi: Los frutos del cuerpo (Alción, 2012 y editado en Chile por el Centro Mohammed VI); El Horla, traducción y edición bilingüe del texto de Guy de Maupassant más un estudio crítico (Ediciones del Copista, 2007); Cuentos escalofriantes, selección de cuentos de Guy de Maupassant (Editorial Babel, 2014); Leer hoy el Corán (Alción Editora, 2014) del islamólogo Rachid Benzine. Junto a Kay Reynolds (Fotografía): Almas del Boquerón (Pircas, 2004); Souls of the Boqueron (Pircas, 2005); Kindheit (Pircas 2006) y Passer (Editorial Pircas Argentinas, 2008). Con Jaqueline Vassallo: Alfonsina Storni: literatura y feminismo en la Argentina de los años 20 (Eduvim, Córdoba, 2014). Prologó y seleccionó los poemas del poeta venezolano Armando Rojas Guardia: Íngrimo

adquiere la edición física

adquiere la edición física

Diario de viaje – Trina Quiñones – Lectura en Línea

Diario de viaje – Trina Quiñones

Trina Quiñones (El Tigre, Venezuela. 1950) Abogada egresada de la Universidad Santa María. Estudió Letras en la Universidad Central de Venezuela y Artes Escénicas en la Universidad Nacional de Brasilia. Se desempeñó durante cuatro años como abogado coorporativo de diversas empresas. Ha sido correctora de traducciones del Ruso al Español y traductora de poesía brasilera. Durante varios años ha sido tallerista del reconocido poeta y ensayista Armando Rojas Guardía (miembro honorario del Movimiento Poético de Maracaibo). Ha colaborado con las revistas: Meya ponte (Brasil), Alforja (México), El jabalí (Argentina), Bestik Magnetogorak (Federación Rusa), Boletines de la Academia de Literatura Rusa (Federación Rusa). Sus poemas también han sido publicados en papeles literarios de México y Brasil. Colabora como traductora, poeta y narradora en diversas páginas webs. Su obra ha sido traducida al inglés, portugués y ruso.

adquiere la edición física

adquiere la edición física

Vociferación de los adentros – Carlos Ildemar Pérez

Vociferacion de los adentros

Vociferación de los adentros – Carlos Ildemar Pérez

Carlos Ildemar Pérez. (Maracaibo, Venezuela 1964) Poeta, ensayista, dramaturgo, crítico de arte y titiritero. Su poesía ha sido valorada como una de las voces más auténticas del panorama poético nacional. En su infancia perteneció al Grupo de Títeres Chímpete Chámpata. Es licenciado en Letras de la Universidad del Zulia. Magister en Literatura Venezolana. Magister en Teoria y Práctica de Artes Plásticas Contemporáneas de la Universidad Complutense de Madrid, donde cursó sus estudios del doctorado en Filología Hispanoamericana. Es miembro honorario del Movimiento Poético de Maracaibo junto a Rafael Cadenas, Armando Rojas Guardia, Alfredo Chacón, entre otros. Es director de la Escuela de Letras de la Universidad del Zulia desde el 2005 hasta la actualidad. Desde 2012 ha dictado los exitosos talleres de creación de poesía para niños titulados EL POEMAMUNDO, donde ha formado más de cincuenta niños poetas en la ciudad de Maracaibo; como una experiencia inédita en Venezuela.

adquiere la edición física

adquiere la edición física

Pronombres personales – Vito Dominguez Calvo – Lectura en línea

Portadilla -  Pronombres personales

Pronombres personales – Vito Dominguez Calvo

Vito Domínguez Calvo (Sevilla, España. 1969). Poeta y ensayista. Miembro del “Colectivo Surcos de Poesía”. Ganador del Premio de Poesía “Universidad de Sevilla” en su VII edición con la obra titulada Pronombres Personales (Sevilla, 2001). Finalista en el certamen de poesía “Adonais” (Madrid, 2003). Ha colaborado en revistas como “Númenor”, “Cuadernos de Creación”, “Nueva Grecia” y “Estación Poesía”. Ha publicado Pronombres Personales (2001, 2013), El vertigo del Águila (2015) y Tiempo al tiempo. Homenaje a Fernando Ortiz (2015); todos en la ciudad de Sevilla en España. Con Pronombres personales se publica por primera vez su poesía en América Latina.

adquiere la edición física

adquiere la edición física

A orillas del tiempo – Rafael Enrique Cárdenas – Lectura en línea

Portadilla - A orillas del tiempo

 

A orillas del tiempo – Rafael Enrique Cárdenas

Rafael Enrique Cárdenas (Trujillo, Venezuela. 1981) Estudiante de la Maestría en Literatura Latinoamericana U.LA. Poeta y ensayista, promotor del libro y la lectura. Investigador cultural, especialmente del pensamiento mágico afrodescendiente en Venezuela y el Caribe. Editor fundador de la editorial Al Filo de la Palabra. Poemas suyos aparecen en la Antología del 4to. Festival Mundial de Poesía capitulo Trujillo, en la de Poetas Solidarios, España, 2008 y en la revista espantapájaros en España y Chile 2011. Fue finalista en el Certamen Internacional de Poesía Erótica El Búho Rojo, España, 2008. De los ganadores del Concurso de Poesía breve de la Librería Mediática, 2009 y finalista del mismo concurso en el 2011. En el 2012 obtiene mención en el concurso nacional de poesía Delia Rengifo con el libro La alquimia de los relojes. En el 2014 gana el certamen nacional de literatura: Por una Venezuela Literaria con el poemario: El devenir de los días.

adquiere la edición física

adquiere la edición física

La luz desnuda – Manuel Iris – Lectura en línea

La antología poética "LA LUZ DESNUDA" del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

La antología poética “LA LUZ DESNUDA” del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

La luz desnuda – Manuel Iris

Manuel Iris (Mérida, México. 1983) Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía “Mérida” (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia).

adquiere la edición física

adquiere la edición física

Manuel Iris: el resplandor tras la belleza o la búsqueda de un nuevo cielo.

La antología poética "LA LUZ DESNUDA" del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

La antología poética “LA LUZ DESNUDA” del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

Cuando le preguntamos por la utilidad de su poesía, nos dijo: “Espero que mi poesía logre eso: volverse compañía y revelación íntima”. El autor mexicano procedente de Mérida en Yucatán y residenciado en Cincinnati, incluye su obra en el catálogo de Ediciones del Movimiento.

Su voz, que ya hemos escuchado en varias ocasiones, nos hace sentir que lo conocemos desde hace muchos años. Su presencia, no corpórea en nuestra lengua, latinoamericana y dialectal-particular, sostiene una poética de entendimientos modernos. Se acerca siempre a la voz más nuestra, de nuestra más suprema actualidad. Sus problemas literarios: son realmente problemas de la filosofía de la literatura, el abordaje de la racionalización de muchas poéticas, la construcción de un pensamiento, sino particular, al menos de un colectivo reservado al culto, pasional y monástico, de la poesía, como totalidad.

En Manuel iris las posibilidades expresivas inauguran lo inaudito, al menos así está muy claro en su primer libro. Cuestión que tendrá para nosotros una consonancia particular, ya que en el libro que presentamos nos encontramos con un autor múltiple: La luz desnuda es su primera antología poética.

En su poesía algo falta, algo que está, sin duda. Es la posibilidad de estar ausente del objeto deseado. La ausencia de la muerte, porque está con vida. O la ausencia de la realidad imaginada y su poética de ensoñación realizable. La celestialidad, en su universo poético, como lo realizable en perfección, nos atormenta a los lectores. El cielo, como particular paraíso, se puede aprehender desde el aprender, desde lo más humano que nos habita (y esto no lo condiciona como un poeta místico, aunque toda poesía en sí, es mística). Si algo podemos entender, de sus posibilidades poética es la maravilla ante el resplandor de la poesía, que nos adentra a lo imagínable de sí mismo.

Aunque no nació en Mérida (México), sí se formó allá, y la considera su tierra. Ha transitado el éxito desde lo académico, y su poesía ha sido galardonada en su país; su excelencia ha sido reconocida dentro y fuera de sus fronteras. El Movimiento Poético de Maracaibo tiene el honor se internacionalizar su poesía, confiando en la trascendía de su verbo. Su prosa versal, muy a la vanguardia de las posibilidades poética de nuestro siglo, y su temalogía, dentro de los inalcanzables universos de la poesía tradicional, se potencia con la posibilidad intelectual de su hacer.

Manuel Iris respondió a nuestro cuestionario para darle a los lectores una visión más amplia de su pensamiento y hacer poético. Les invitamos a la presentación de su libro, el jueves 25 de febrero, en el Teatro Baralt de Maracaibo, a las 4pm, además, queremos que disfruten de su poética: la más moderna producción de la nueva poesía mexicana.

 


  1. ¿Cómo te describirías literariamente hablando?

Obsesivo, reiterativo, lento. Escribo poco y mis temas, que ciertamente han ido variando,  no se alejan mucho de su centros: la belleza y la trascendencia, la muerte y el cuerpo, y los dos puentes que unen, en todas direcciones, lo anterior: el deseo y la escritura.

  1. ¿Crees que tu escritura tiene alguna utilidad?

Por supuesto. Creo que mi escritura o la de cualquiera es útil cuando un lector la hace propia, cuando se reconoce en ella. Muchas veces me he sentido acompañado al leer lo que otros han escrito, y lo agradezco. Espero que mi poesía logre eso: volverse compañía y revelación íntima.

  1. ¿Qué razón te motiva a escribir?

En mi caso, la poesía llega antes que el entendimiento de las cosas de las que hablo. Escribo, pues, para entenderme y entender la realidad. Muchas veces la lectura del poema que recién he terminado me revela las causas de mi tristeza, mi alegría o mi silencio. Igual escribo para comunicarme, doblemente, con el otro y con la trascendencia. Pero no miento si contesto que escribo, como todos, por impulso: no puedo no escribir.

 

  1. ¿Qué sientes al ponerle punto final a una obra?

Alivio y temor.

  1. ¿Qué es lo más difícil de ser un escritor?

Actualmente, creo que lo más difícil de ser escritor es de verdad dedicarte a tu obra y no a tu persona literaria, al status de celebridad que tan rápidamente pueden darte las redes sociales. Guardar silencio e ignorar la bulla de los premios, las becas, los encuentros y otras cosas que, si bien son importantes, no deben confundirse con la literatura. Un autor son  sus palabras y no su ficha de autor. Un poeta es sus poemas, no su lista de premios. Ahora mismo creo que es difícil, en verdad, no pensar que dedicarse a la literatura es una carrera contra los demás, un concurso de popularidad, en vez de una lucha interna en la que conquistar el poema es conquistarse a sí mismo, y cuyo campo de batalla es el silencio.

  1. ¿Cómo descubriste que serías escritor?

Desde muy jovencito tuve siempre una pluma en la mano, una libreta llena de “textos” que no tenían definición genérica. En la preparatoria varios maestros me dijeron que debería escribir e incluso formaron un colectivo (nunca quisimos llamarnos taller) literario en el que participamos varios estudiantes. A partir de ese momento no hubo marcha atrás.

  1. ¿Tienes alguna rutina a la hora de escribir?

Rutina, no: tengo manías. Necesito silencio, caminar de un lado a otro en una habitación en la que no esté nadie más.  Digo mis poemas en voz alta, una y otra vez mientras los escribo. A veces necesito música al inicio, para encontrar el tono, luego regreso al silencio. Ahora escribo casi siempre directo en la computadora, pero todavía corrijo en papel. Escribo por las mañanas, interrumpiendo alguna cosa del trabajo.

  1. ¿Qué te inspira?

La belleza y su calavera: la presencia de la muerte en todo lo hermoso. La conciencia de que moriré y la poesía no, o no tan pronto. La necesidad de perpetuar lo que amo. La intención de comunicarme, desde este mundo, con lo trascendente.

  1. ¿Cuáles son escritores o libros que más te han influencia para escribir?

Me han marcado más libros que autores. Muerte en Venecia, de Thomas Mann, es un libro fundamental para mí. Las elegías de Duino, de Rilke, y El hipogeo secreto, del mexicano Salvador Elizondo, igualmente me son muy importantes. La gente que me conoce me ha escuchado hablar al menos una vez del poeta cubano Gastón Baquero, al que considero un maestro, y de Borges, que es el escritor que más me ha deslumbrado en la vida. Con todo, cuando me releo puedo ver las huellas de muchos poemas, poetas y escritores que no tenía idea de que me han marcado tanto.  Siempre pasa: uno no sabe realmente lo que lleva dentro y eso, el inconsciente, lleva las riendas de mi escritura.

  1. ¿Con cuál libro te iniciaste en el hábito lector?

Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain, traducido al español.

  1. ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

La pregunta es difícil. He cambiado de libro favorito muchas veces y, sin embargo, soy fundamentalmente un relector. Regreso siempre a varios textos que me siguen atrapando a pesar del tiempo. Hace poco empecé a releer las Memorias de Adriano, de Yourcenar y un libro de poemas de Wislawa Szymborska, pero me gusta regresar a ciertas antologías de poesía, libros de cuentos (el cuento es uno de mis géneros literarios predilectos), varios libros ensayos.

La Metamorfosis es un libro que releo constantemente. Muerte en Venecia siempre me acompaña, igual que Altazor, El hipogeo secreto  o los poemas completos de Borges, a quien considero un enorme poeta (su poema Límites me parece perfecto, monumental) a pesar de que muchos lectores defienden lo contrario. Releer al mexicano Rubén Bonifaz Nuño, o a Alí Chumacero se me ha vuelto una costumbre, desde hace mucho. Siempre regreso a algunos poemas de Sánchez Peláez. Soy un relector obsesivo de poemas sueltos.  En general, tengo libros con los que me comunico en distintos niveles de la inteligencia y el alma. No sé si tengo uno favorito, pero sé que siempre se hace más larga la lista de mis libros indispensables.

  1. ¿Cómo ves el panorama literario en Venezuela hoy día?

Salvo algunos escritores, varios de ellos amigos míos, lo desconozco de modo orgánico. Sé de la difícil situación editorial, del duro oficialismo que ha tomado editoriales importantes y voces visibles, sé de primera mano algunas anécdotas lamentablemente políticas en lo literario, y que existen muchos movimientos literarios de respuesta. Pude ver esas pugnas por mí mismo en Caracas, hace unos años. Pero no es la primera vez que la literatura venezolana sobrelleva una dictadura. Estoy por ello consciente de que la literatura venezolana actual está viva y luchando por ser ella misma. Fuera de estas nociones generales, no puedo dar un veredicto de la actualidad literaria de tu país sin cometer una irresponsabilidad.

  1. ¿Qué libro le recomendarías leer a Dios?

Ninguno siendo Dios. Le recomiendo bajar a vivir aquí, hacerse hombre y entonces leer, como quien lee las tiras cómicas, filosofía o religión.

  1. ¿Qué libro le recomendarías al presidente Nicolás Maduro?

La constitución del país.

  1. ¿Quién es el escritor contemporáneo de Venezuela que recomendarías leer?

Mi trinidad venezolana se compone por Vicente Gerbasi, Juan Sánchez Peláez y Eugenio Montejo.

  1. ¿Qué libro no has podido terminar de leer?

La biblia y muchos otros.

  1. ¿Tienes algún mensaje para los jóvenes que se inician el camino de escritura?

Hay que entrar con actitud de servicio y reverencia al templo de la poesía. Uno puede ser (nunca se debe, por supuesto) arrogante en el mundo, con la gente, pero nunca puede dejar de sentirse un aprendiz a la hora de hacer poemas.

  1. ¿Antes de morir, qué logro en literatura quisieras tener?

Quisiera tener la certeza de que no he escrito en vano.

  1. ¿Has tenido alguna experiencia erótica (excitación) con la lectura? ¿Qué libro?

Varias, como cualquiera. En distintos momentos de la vida con diversos libros que van del Márquez de Sade a Juan García Ponce, pasando por varios otros autores o textos que no tienen siquiera tema erótico. Si no recuerdo mal, alguna vez he visto una mujer desnuda en una biblioteca. Eso cuenta, supongo.

  1. ¿Qué opinión te merece el Movimiento Poético de Maracaibo?

Creo que efectivamente es eso: un movimiento poético, una respuesta necesaria en lo social, en lo cultural y también en lo personal, lo íntimo.  Creo que lo que ustedes demuestran que la poesía es necesaria. Son constructores de puentes en momentos de cerrazón. Los congresos y las ediciones que hacen son formas de resistencia que admiro profundamente.

Manuel Iris (Yucatán, México. 1983) Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía "Mérida" (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia). Poemas suyos han sido incluidos en varias antologías, destacando Postal de Oleaje, poetas mexicanos y colombianos nacidos en los 80, publicada al mismo tiempo en México y Colombia, y la también binacional Espejo de doble filo: antología de poesía sobre la violencia México-Colombia. Ha dado conferencias, charlas y lecturas de poesía en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores y en universidades de México y Estados Unidos. Ha sido becario de la fundación Charles Phelps Taft de la Universidad de Cincinnati en 2012, y del PECDA del estado de Campeche, en la categoría jóvenes creadores, en el área de poesía, en el 2013. Es miembro del seminario de investigación en poesía mexicana contemporánea de la UNAM. Radica en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos. Blog personal: bufondedios.blogspot.com / Email: manueliris65@gmail.com / Twitter: @manueliris65

Manuel Iris (Yucatán, México. 1983)
Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía “Mérida” (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia). Poemas suyos han sido incluidos en varias antologías, destacando Postal de Oleaje, poetas mexicanos y colombianos nacidos en los 80, publicada al mismo tiempo en México y Colombia, y la también binacional Espejo de doble filo: antología de poesía sobre la violencia México-Colombia. Ha dado conferencias, charlas y lecturas de poesía en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores y en universidades de México y Estados Unidos. Ha sido becario de la fundación Charles Phelps Taft de la Universidad de Cincinnati en 2012, y del PECDA del estado de Campeche, en la categoría jóvenes creadores, en el área de poesía, en el 2013. Es miembro del seminario de investigación en poesía mexicana contemporánea de la UNAM. Radica en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos.
Blog personal: bufondedios.blogspot.com / Email: manueliris65@gmail.com / Twitter: @manueliris65

“La muerte también tiene disfraces”. Sobre “La luz desnuda” de Manuel Iris, por Ricardo Montiel

La antología poética "LA LUZ DESNUDA" del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

La antología poética “LA LUZ DESNUDA” del poeta mexicano Manuel Iris. La fotografía que ilustra la portada es del zuliano Federman Parra

1

Semanas antes de que La luz desnuda -primera antología personal del poeta mexicano Manuel Iris- cayera en mis manos, había estado peregrinando junto a miles de calaveras por la Avenida Juárez en dirección a Plaza de la Constitución, esa enorme explanada en el centro de Ciudad de México también conocida como El Zócalo. Se celebraba el Día de Muertos. Ya era noviembre y nuestros huesos se iluminaban con la luna de Comala.

Durante esos últimos días de mi viaje por México, fui leyendo por fragmentos un libro que saqué de una biblioteca infinita de Donceles, la calle de las librerías “de viejo”, donde hay tantos ejemplares usados como habitantes en todo D.F. Se trata de Corriente Alterna (siglo XXI editores), una antología de textos de Octavio Paz (OP) publicados en revistas hispanoamericanas y europeas entre finales de los cincuenta y finales de los sesenta. El libro consta de tres partes. La primera está dedicada a la literatura y el arte. El texto de apertura, indaga sobre un enigma tan viejo como recurrente: ¿Qué nombra la poesía?

“El poema no tiene objeto o referencia exterior; la referencia de una palabra es otra palabra. Así, el problema de la significación de la poesía se esclarece apenas se repara en que el sentido no está fuera sino dentro del poema.”

Ya de vuelta en Buenos Aires, y con las dos antologías (Corriente Alterna y La luz desnuda) leídas, recordé que Ciudad de México fue la invitada especial en la Feria Internacional del Libro de BA el año pasado y que, en ocasión del centenario del nacimiento de OP, se celebró una sesión de homenaje, donde, además de otros temas, se debatió sobre las fuertes controversias que a menudo suscitaba el intelectual mexicano, algo que el poeta argentino Santiago Sylvester supo argumentar diciendo que, para algunos, Paz, así como Borges, representaba una incomodidad debido al hecho de que había que transgredirlo.

En Cuaderno de los sueños (2009), el primero de los libros recopilados en La luz desnuda, Manuel Iris parece adentrarse en el desafío.

2

En Cuaderno de los sueños, el objeto o referencia exterior aparece: es Inés, la musa real que interpela al poeta, mientras éste lucha por transfigurarla, página tras página, en una entidad literaria, en Mía, en la que “ocupa el ámbito del verso”. Pero Inés, segunda voz intermitente que se cuela en los intersticios del poema, no sólo cuestiona la operación que se ha propuesto el autor, sino que lo acusa de fetichista, incluso le discute el propósito de su nombre en la dedicatoria: “Hoy discutimos la dedicatoria. Dice que es obvia dada la composición que (parece) va a tener el libro, aunque hay que ver cómo acaba. No la tomo en serio. Una dedicatoria se escribe con menos escrúpulos que un poema, con menos estructura o sin estructura por completo.”

Cuaderno de los sueños es un ejercicio que consiste en hacer que el sentido que está afuera (Inés), entre nuevamente en el poema (Mía) y vuelva a esclarecer el problema de la significación. ¿Qué nombra, entonces, la poesía de este libro? La unidad escindida en dos naturalezas en conflicto. Inés, la musa real, la mujer cuya “carne, aunque palabra/pide carne”, lo testifica: “No paras de mentir, malabarear/esa retórica fundada en nuestras dos naturalezas/y alejarme, quitarme voluntad”.

Pero Inés, que “duerme con un seno fuera de la sábana”, descubre que tanto ella como el poeta que la nombra, son un sueño englobado por un sueño mayor, y esto, aunque no unifica las dos naturalezas, vuelve a poner las referencias, las palabras y el sentido a circular dentro del poema: “Inés está muy seria, silenciosa. Se ha dado cuenta de que estamos en un libro que es un sueño que otro ser soñado lee haciendo todo aparentemente más real, por las hojas impresas”. El sueño mayor es de Mía. Mía es palpito, Mía es el libro. Cuaderno de los sueños son voces procesando el murmullo que antecede lo indecible: “Voy a tomar tu aliento,/a construirme./Te voy a hacer/feliz y atormentado/en este libro que no acabas de escribir/porque al final, Manuel, eres mi sueño/y vas a hablar  de mí, de la floresta/del verano en mis pezones/porque me vas a declarar tu amor./Voy a soñar mi libro.

3

En la breve colección Nueva Nieve (2009-2015) -trabajo que fue apareciendo poco a poco en diversos medios mexicanos y otros sitios- lo indecible se ha transfigurado en blancura, agua detenida, paisaje gélido e inabarcable, de una belleza que “absorbe y consume” y que es difícil de doblegar porque al poeta le faltan las herramientas para “comprender el árbol de cristal”, ese elemento que, como el “sauce de cristal” con que empieza y culmina el Piedra de Sol de OP, simboliza la unidad como transparencia, un árbol que “se va tornando cada vez más árbol” pero que, como la rosa, deslumbra en la medida en que palidece: “¿Pero qué rosa es ésta inmarcesible/naciendo en el momento de su desaparición?”. Para el poeta, en ese instante de disipación radica la belleza.

4

Overnight Medley (2014) –escrito en coautoría con el poeta brasileño Floriano Martins- y Los disfraces del fuego (2015), cierran la antología. La decisión de presentarlos juntos no es casual: ambos libros se alimentan de la música.

En Overnight Medley, el poema avanza como una pieza musical acompañada por “el arquitecto” Thelonious Monk. Se trata de una especie de pentagrama donde las palabras sustituyen las corcheas. El poeta, que en Nueva Nieve carecía de herramientas para “comprender el árbol de cristal”, ahora tiene una y es el jazz, la improvisación, el ritmo que, como decía Cortázar, permite todas las imaginaciones. La melodía sirve de puente de unión entre lo visto y su reflejo, entre la imagen y “la variación del vidrio boquiabierto junto a ti”: “Caigo en cuenta/de que el puente es una forma de la eternidad/que el Arquitecto escribe los reflejos de tu rostro/cuando entras por la puerta”.

En Los disfraces del fuego, el recurso musical es aun más enfático. En la primera parte titulada Tintinnabuli (término que alude a un estilo de composición creado por Arvo Pärt) el poeta convierte una cita del músico estonio en una advertencia para el lector: “La presente selección debe leerse escuchando”. Pero la consigna se vuelve paradójica desde el momento en que el poeta desafía al silencio indestructible: “Quiero jugar a herirte, mi silencio. (…) y caen tus pedazos solamente en ti,/y los recojo y te miro/entero como siempre,/sin que te falte nada.”. Silencio que no es “luz sino la transparencia”, silencio que sale del poeta o viceversa: “¿Quién saldrá de quién?”, silencio que es la desnudez, pero “La desnudez también es un disfraz.” “La realidad”, remata el poeta, “es un disfraz del todo.”. Y es, la muerte, la que nos regresa la identidad velada, la que nos devuelve al origen sincero: “Desnudadora/nos quitas los disfraces.”. Pero la muerte también tiene disfraces, son “arcos de luz,/de iglesia y cementerio.”, y la obsesión del poeta está colmada de ella: “Llena de muerte toda la belleza.”.

5

Aquella noche de noviembre, al llegar a El Zócalo de Ciudad de México, comprendí su impredecible versatilidad. Donde antes había dos grandes pabellones itinerantes, ahora se extendía un cementerio rectangular donde las calaveras celebraban de pie. A un costado, la imponente Catedral Metropolitana, construida por los conquistadores españoles, era también un disfraz: en sus cimientos, bajo tierra, yacen ocultas las ruinas de un Templo Mayor Azteca. La violencia de los tiempos superpuestos de la historia, donde nada puede darse por terminado, porque, como semanas después leería en La luz desnuda de Manuel Iris: “la muerte está mirando, mirando y avanzando,/pájaro de aire.”


Ricardo Montiel (Maracaibo, Venezuela. 1982) Poeta y escritor. Reside en Buenos Aires, Argentina, donde ha realizado cursos y talleres literarios. Es licenciado en Arquitectura por la Universidad del Zulia. Trabajó en el libro Eugene Plumacher, Memorias: Consul de USA en Maracaibo entre 1878 – 1910 (Ciudad Solar Editories y Acervo Histórico del Estado Zulia, 2003). Colaboró para medios impresos y digitales de Costa Rica, Venezuela y Argentina. Ciudad blanca sobre fondo blanco es su primer libro. Mantiene activamente su blog:http://www.paisessinnombre.blogspot.com


Manuel Iris (Yucatán, México. 1983) Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía "Mérida" (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia). Poemas suyos han sido incluidos en varias antologías, destacando Postal de Oleaje, poetas mexicanos y colombianos nacidos en los 80, publicada al mismo tiempo en México y Colombia, y la también binacional Espejo de doble filo: antología de poesía sobre la violencia México-Colombia. Ha dado conferencias, charlas y lecturas de poesía en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores y en universidades de México y Estados Unidos. Ha sido becario de la fundación Charles Phelps Taft de la Universidad de Cincinnati en 2012, y del PECDA del estado de Campeche, en la categoría jóvenes creadores, en el área de poesía, en el 2013. Es miembro del seminario de investigación en poesía mexicana contemporánea de la UNAM. Radica en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos. Blog personal: bufondedios.blogspot.com / Email: manueliris65@gmail.com / Twitter: @manueliris65

Manuel Iris (Yucatán, México. 1983)
Poeta. Licenciado en Literatura latinoamericana por la Universidad Autónoma de Yucatán, maestro en literatura hispanoamericana por la Universidad Estatal de Nuevo México (EEUU), y doctor en lenguas romances por la Universidad de Cincinnati (EEUU). Premio Nacional de Poesía “Mérida” (2009) por su libro Cuaderno de los sueños (México, Fondo Editorial Tierra Adentro 2009), Premio Regional de Poesía Rudolfo Figueroa, por su libro Los disfraces del fuego (México, Ediciones Atrasalante, 2014). Es igualmente coautor, junto con el poeta brasileño Floriano Martins, de Overnight Medley (Brasil, ARC Edições, 2014), y compilador de En la orilla del silencio, ensayos sobre Alí Chumacero (Tierra Adentro, 2012). Ha publicado poesía, ensayo y traducción en revistas como Tierra Adentro (México), Casa de las américas (Cuba), Sibila (España), Mapocho (Chile), Triplo V (Portugal) y Líneas (Francia). Poemas suyos han sido incluidos en varias antologías, destacando Postal de Oleaje, poetas mexicanos y colombianos nacidos en los 80, publicada al mismo tiempo en México y Colombia, y la también binacional Espejo de doble filo: antología de poesía sobre la violencia México-Colombia. Ha dado conferencias, charlas y lecturas de poesía en diversos congresos nacionales e internacionales de escritores y en universidades de México y Estados Unidos. Ha sido becario de la fundación Charles Phelps Taft de la Universidad de Cincinnati en 2012, y del PECDA del estado de Campeche, en la categoría jóvenes creadores, en el área de poesía, en el 2013. Es miembro del seminario de investigación en poesía mexicana contemporánea de la UNAM. Radica en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos.
Blog personal: bufondedios.blogspot.com / Email: manueliris65@gmail.com / Twitter: @manueliris65